¿Son iguales las camisetas de hombres y mujeres?

girl-1018414_960_720

Desde que somos muy pequeños la ropa se convierte en una seña de identidad de nuestro género. Las niñas llevarán vestidos y faldas adornados con volantes y estampados, mientras que los niños utilizarán pantalones y camisetas. Por no hablar de los colores, desde que nacemos se nos impone un color según nuestro sexo, a las niñas nos visten de rosa y a los niños de azul, obviando toda la gama de colores entre la que se puede elegir. Un esquema simplista que condiciona a niños y niñas desde su nacimiento y que reproduce los estereotipos promovidos por el patriarcado.

¿Existen camisetas de niño y camisetas de niña?

En el caso concreto de las camisetas nos encontramos con una problemática similar. Las camisetas para niñas suelen apostar por colores pastel e ilustraciones y estampados de temáticas de tono dulce, como pueden ser mariposas o flores. Sin embargo, las camisetas para niños usan otro tipo de colores más llamativos, como puede ser el rojo, el amarillo o el verde, además los motivos que se encuentran en ellas son también de lo más variados, desde dinosaurios o planetas hasta pelotas de fútbol o superhérores.

Pero esto no queda aquí, cuando analizamos los mensajes que se estampan en las camisetas de los más pequeños no solo se puede ver este claro machismo, sino que también se pueden llegar a encontrar casos que son muestra de un claro misogismo.

Las camisetas para niñas suelen incluir mensajes que las reducen a ser simplemente “bonitas”. Las palabras que con más frecuencia podemos ver en ellas son “bonita” y “guapa” en nuestro propio idioma y “beautiful”, “pretty” o “cute” en inglés todas ellas con una traducción similar que podría resumirse en “bonita”. Pero además de bonitas, según muchas camisetas, las mujeres no deben ser inteligentes, pues son habituales los mensajes en los que se hace referencia a que las niñas no valen o no tienen interés en las matemáticas o las ciencias.

Frente a esto, las camisetas para niños hacen referencia a sus cualidades para estas mismas materias o para el deporte, también la palabra aventura es una de las más comunes.

Romper con estos esquemas tradicionales que marcan la desigualdad entre hombres y mujeres desde la infancia es una de las metas por las que trabaja el feminismo. En este sentido, una solución podría ser apostar por vestir a nuestros hijos con ropa no sexista. Mientras esto ocurre, muchas feministas utilizan mensajes feministas estampados en camisetas para dar voz a sus revindicaciones y llamar la atención sobre las desigualdades de género. Existen ya camisetas feministas famosas e incluso tiendas online especializadas, como Feminist Apparel o AlvildaShop,

¿Y las camisetas de los mayores?

Estas diferencias entre la ropa de niños y niños no se acaban con el paso de tiempo. Es más, en lo que respecta a las camisetas nos volvemos a encontrar con una multitud de mensajes machistas.

En la ropa de los adultos no solo se vuelve a reproducir las mismas ideas asociadas a uno u otro género, sino que además algunos mensajes son aún más explícitos, incluso ha habido casos de denuncias por incitar a la violencia de género.

Hace tan solo unos años fue muy conocido el caso en que una empresa tuvo que retirar las camisetas que vendía en su web por promover la violación. En estas se podía leer “Keep calm and rape a lot” (mantén la calma y viola mucho). Pero este no es un caso aislado, habido otras marcas muy conocidas que también han levantado la polémica con mensajes como “Don’t say maybe if you want to say no” (No digas quizá, si quieres decir no) o “Who need brains when you have these” (¿Quién necesita cerebro cuando tienes estas?).

Así, podemos ver como nuestra ropa no está todavía libre de machismo. Este se reproduce de manera explícita a través de mensajes misóginos, pero también de forma velada a través de los colores, los símbolos y otros elementos que favorecen la desigualdad entre mujeres y hombres.